Espirales de calabacin

 

Hace pocos días, haciendo al compra en un “Mercadona”, me encontré, en la zona de verduras, con algo que me llevaba tiempo rondando por la cabeza.
Se trata de unas tarrinas que contienen “espaguetis de calabacin” o “cala-pasta” como han decidido llamarlas.

La primera tentación fue comprarlos, ya que llevo tiempo buscándolos, pero cuando vi el precio no me quedo otro remedio que hacer números y la realidad, como  casi siempre es tozuda.
Una bandejita de 165 gramos de ‘Cala Pasta’ cuesta 1,45 euros. Esto nos deja el kilo de ‘Cala Pasta’ en 8,78 euros.

Imagen relacionada
Un kilo de calabacín verde fresco, también en Mercadona, cuesta estos días 1,60 euros el kilo. Pero claro, hay que quitarle el rabito.  Para un calabacín mediano, de 350 gramos, el rabito leñoso o culito puede pesar unos 30 gramos. Esto nos deja el precio del calabacín limpio y listo para rallar a 1,78 euros el kilo. Resulta que Mercadona te cobra 7 euros por rallarte un kilo de calabacín.

Resultado de imagen de espiralizador

Como sabía de la existencia de utensilios que realizan esta función , los llamados espiralizadores de verduras, busque y compare un poco por la red  y encontré alguno de estos instrumentos de aceptable calidad por un precio de unos 20 -30 euros. Incluso creo que los venden en Ikea.

Resultado de imagen de espiralizador amazon

En cuanto has espiralizado 3 kilos de calabacín fresco, ya tienes amortizado tu espiralizador. Vamos, unos ocho calabacines y medio. Si cocinas para dos personas, en cuatro cenas ya has pagado tu precioso cacharro. Y esto nos permite meditar sobre el tamaño de la ración de ‘Cala Pasta’ y llorar…
Una bandeja de ‘Cala Pasta’ son unos 160 gramos, algo así como medio calabacín , 23 calorías… La expresión ‘comida ligera’ parece abusiva para esta miseria, ademas es uno de esos productos hiperenvasados.

 

Imagen relacionada

Una primera bandeja de plástico no era suficiente, hacía falta cerrarla con film y añadir  una cubierta de cartón. En total, 54 gramos de envase (para una ruinosa veintena de calorías) para reciclarlos o esperar a que se degraden. Un despropósito. Pero con sello ‘vegano’.

Yo ya he empezado a usar mi espiralizador y los resultados son bastante buenos, creo que pronto se hará un imprescindible de mi cocina.

 

PILATES PUEBLO NUEVO